25 mar. 2010

Información Pública (I)

Una de las ideas que reivindicamos desde El Observatorio es transparencia en todos los organismos que traten temas de interés público. En particular, consideramos fundamental que los datos relativos a estas cuestiones estén al alcance de cualquier ciudadano dispuesto a consultarlos y analizarlos. Este es uno de los pilares básicos de un funcionamiento sano tanto de las instituciones como de las empresas a las que se transfiere determinadas responsabilidades.

En el sector de la energía hay varios ejemplos de estos bancos de datos, disponibles en internet. Debido a la mayor o menor claridad con que se exponen y a que el funcionamiento del sector energético puede llegar a ser relativamente complicado, la información subyacente queda a veces un tanto encubierta. Es por esto que desde El Observatorio nos gustaría comentar algunos de estos ejemplos, poner de manifiesto qué tipo de información está disponible en la web y de paso hacer algunas reflexiones que se pueden derivar del análisis de ésta.

Hoy nos gustaría tratar el caso del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN): este organismo público es el único competente en materia de seguridad nuclear y protección radiológica; entre sus funciones destacan la concesión de licencias de operación de instalaciones radiactivas, la vigilancia de dichas instalaciones y mantener informado al público y a las Cortes.

En su web se publican las incidencias en las centrales nucleares, tales como ésta del día de hoy. En la pestaña "Estados operativos" encontramos también varios datos y gráficas sobre los distintos reactores nucleares en España, tales como la potencia eléctrica, la concentración de boro o la presión en la vasija. Si bien la resolución de los datos es mejorable (valores diarios frente a los horarios de otros organismos), el banco de datos se remonta a los años 70.

En El Observatorio hemos analizado las paradas no programadas por nuestras centrales desde el 1 de enero de 2007. Estas paradas son críticas (al margen ya de la peligrosidad que pueda tener la causa) porque suponen, en la mayoría de los casos, caídas repentinas en la producción de potencia en intervalos de pocos minutos, exigiendo al operador del sistema eléctrico una capacidad de reacción mayor de la que exigen las fluctuaciones en otras fuentes de energía, como las renovables.
Desde la fecha citada, estas paradas ocurren con una frecuencia de una al mes, con posteriores tiempos de reposición (el que tarda la central en recuperar la potencia nominal) oscilantes entre varios días y varias semanas. La siguiente gráfica muestra en megavatios la pérdida de potencia en las 10 paradas no programadas del 2009.


Sin embargo, también hemos observado que se han denunciado paradas no programadas (como algunas de estas, en la central de Ascó) que no se reflejan en la web del CSN.

Nuestra reflexión a raíz de esto es que el argumento que defiende la estabilidad de las centrales nucleares (producen potencia constante con un factor de disponibilidad muy alto) debe ir siempre acompañado del siguiente: son las únicas fuentes que exigen al sistema eléctrico la capacidad de reacción ante caídas repentinas de potencia del orden de 1 gigavatio.

1 mar. 2010

Políticas Energéticas de UPyD


El pasado jueves 25 de Febrero El Observatorio acudió a la presentación del libro “Políticas Energéticas” editado por la Fundación Progreso y Democracia en el que se plantea un modelo energético para España entre 2010 y 2045. En primer lugar, Carlos Martínez Gorrián, vicepresidente de la Fundación presentó el libro y dio paso a Alfonso Sopeña, investigador del CSIC y responsable del grupo de Medio Ambiente de UPyD. Sopeña critico algunas de las últimas decisiones del gobierno en material de energía como el cierre de la central nuclear de Garoña, las subvenciones al carbón nacional o las primas a las energías renovables, excesivamente altas en su opinión. A continuación, realizó una descripción somera del modelo de generación eléctrica que se plantea en el libro para 2045. Dicho modelo está basado en generar la demanda eléctrica mediante un mix de 40% de energías renovables, 35% de gas natural, 25% de nuclear y 5% restante de carbón. El mix de generación eléctrica planteado nos parece sensato y posible desde un punto de vista técnico. Además, la creación de un modelo energético a medio y largo plazo y el planteamiento de un debate en torno a cómo debe ser éste nos parece muy necesario. Dicho planteamiento suele estar ausente en la discusión política actual donde a menudo sólo se debaten temas energéticos con un planteamiento a varios años vista. Sin embargo, echamos de menos un planteamiento más global en torno a un modelo para satisfacer la demanda de energía primaria (de la cual la energía eléctrica representa menos de un tercio) y que sería particularmente deseable para España, ya que, por ejemplo, aproximadamente un 40% de nuestro consumo energético se produce en el transporte.


Por último, intervino Jesús Gómez de Santamaría como experto en energía nuclear, quién habló de la necesidad no sólo de contar con la energía nuclear, sino de aumentar su peso dentro del mix energético futuro basándose en una amplia enumeración de las ventajas de dicha energía. La única desventaja expuesta es la necesidad de una gran inversión de capital inicial. Según el ponente, el problema del suministro de Uranio no existe porque se pueden utilizar los residuos de plutonio como combustible en reactores rápidos donde citó como ejemplo el Superphénix (ejemplo a nuestro juicio poco acertado ya que dicho reactor ha sido un fracaso desde el punto de vista técnico funcionando 174 días a potencia nominal en 18 años [1] ) o utilizando el combustible gastado y reprocesado mezclado con uranio fresco en reactores MOX citando como ejemplo el modelo francés (donde actualmente se utilizan 100 toneladas de MOX al año sobre un consumo de 1450 toneladas de combustible y esto supone la generación en el reprocesado de más residuos de alta actividad [2]). Además, el ponente planteo la transmutación como una solución al problema de los residuos (sin especificar la necesidad de nuevos reactores nucleares rápidos o aceleradores de partículas con los que obtener los neutrones altamente energéticos necesarios para realizar dicha transmutación [3]).



Los ponentes también promulgaron la conveniencia de utilizar un sistema basado en renovables y nuclear donde ambas fuentes de energía actúen de manera complementara. Este planeamiento es muy utilizado ultimamente y a menudo, como ocurrió en esta presentación se ignoran por completo los posibles problemas técnicos derivados de la imposibilidad de regular con la energía nuclear la generación eléctrica para acoplar la curva de generación a la de demanda.



Desde El Observatorio, nos parece muy necesario trasladar a la sociedad el debate sobre qué modelo energético queremos en un futuro y para ello es necesario trasmitir información sobre las ventajas y desventajas de las diferentes alternativas energéticas. Pero, para que el debate sea válido, esta información debe ser cierta y rigurosa y para ello, los técnicos y científicos deben utilizar el argumento de autoridad con la responsabilidad de veracidad y rigurosidad que este argumento conlleva.


[1] “The MOX Myth" Wise News Communique, 1997

[2] IEE Spectrum: Nuclear Wasteland

[3] 222 Cuestiones sobre energía. Foro Nuclear