7 feb. 2010

Problemas, propuestas y soluciones

No hay duda, el cambio climático está en las calles: científicos, políticos, economistas, periodistas, ecologistas, ecoexcépticos, ... todos conocen y discuten con más o menos acierto un problema de escalas globales sin precedentes. En cuestión de pocos años nos hemos acostumbrado a que medios de comunicación, prensa y publicidad hagan referencia a él, a que haya Cumbres Climáticas internacionales. En paralelo al impacto que un problema tiene en la sociedad se van desplegando todo tipo de propuestas y soluciones, que se multiplican hasta llegar a veces a lo pintoresco o lo aterrador. Así, uno puede escuchar por las calles cosas como que el cambio climático hará que se se use menos la calefacción, con el consiguiente y deseado descenso de emisiones -y problema controlado (hasta que se enciendan los aires acondicionados). En sectores más técnicos y empresariales, pugnan por prosperar propuestas que por sus magnitudes parecen estar provocando un complicado pulso hombre-naturaleza: enterrar millones de toneladas de CO2 bajo tierra durante cientos de años, arrojar a los océanos miles de toneladas de polvo de hierro para tener un crecimiento explosivo de fitoplancton.
En esta línea, esta semana surgía una nueva idea: científicos canadienses y estadounidenses proponen inyectar partículas de azufre en la atmósfera mediante erupciones volcánicas controladas para reducir la radiación solar que llega a la Tierra. Está claro, sin radiación solar, no hay cambio climático. Aunque uno, así, de primeras, se pregunta qué otras cosas dependen de la radiación solar, o si pasa algo si la atmósfera se llena de azufre...
La magnitud de un problema se refleja en la necesidad de encontrar solución, en la magnitud de las propuestas e ideas que la sociedad trenza. Nos preguntamos qué tiene que suceder para que, más allá de intentar gestionar cantidades ingentes de gases, de ecosistemas marinos, de gestionar la radiación solar de nuestro planeta, se plantee la gestión de nuestro modo de vida, de la sociedad de consumo.

No hay comentarios: